viernes, 6 de enero de 2012

ROSCON DE REYES 2012

Como cada año llega la tradición de los roscones de reyes. El año pasado no hice ninguno ya que pasamos casi todas las navidades viajando por Argentina y a la vuelta, aunque tuve tentaciones de hacerlo me dio un poco de pereza y al final no los hice.
Este año he hecho 4, siempre los hago de dos en dos, me es mas cómodo hacer dos medianos que uno grande que siempre es mas difícil de manejar. Los dos primeros los hice el martes pasado. Uno lo probamos enseguida y el otro lo congele para cuando se acabara el primero. Pero el miércoles cuando mi hijo hacia las maletas para regresar a Londres después de las vacaciones navideñas me comento que le gustaría llevarles algún dulce típico navideño de España a sus compañeros de trabajo, le ofrecí el roscón que estaba congelado y dijo que si sin dudarlo, luego me contó que cuando sus compañeros lo vieron fue todo un éxito, no dejaron ni las migas.
A pesar de que algunas de las recetas que he probado años anteriores me han gustado bastante no me resisto a seguir buscando todavía una receta mejor, mas fácil de hacer y que este mucho mas sabrosa.
Este año he hecho una receta que me dieron en una clase de Thermomix de cocina navideña a la que asistí hace ya un par de años, y que después vi que también la recomendaba Su en su blog Webos fritos .
Para hacer los dos primeros roscones seguí la receta al pie de la letra, sin añadir ni quitar nada. Sin duda con esta receta ha sido la vez que mas fácil me ha sido manipular la masa. No resulta nada pegajosa, es elástica y se deja hacer sin problemas, y para mi gusto el sabor esta muy bien pero le faltaba algo mas de dulzor y de aroma. Así que para los dos segundos roscones hice algunos pequeños cambios: le añadí 30 gr mas de azúcar, una cucharada de miel y 2 cucharadas de ron añejo (para que los líquidos pesasen igual y no se alterara la masa sustituí el ron por su mismo peso de la leche que viene en la receta).
El resultado ha sido muy bueno, nos ha gustado mucho mas a todos y además esta aguantando tierno mucho mas tiempo gracias a la cucharada de miel que le añadi.
También al hormearlos puse dentro del horno un vasito con agua caliente para aportarle mas humedad al roscón y estuviese mas tierno.
Estos dos últimos roscones han estado levando, ya con la forma dada, toda la noche, al levantarme por la mañana, mientras se calentaba el horno, les pinte con huevo y les adorne con el azúcar, las guindas y las almendras y los hornee. No os podéis imaginar que bien sienta desayunar un chocolate caliente con un roscón recién horneado, y como huele la cocina.
Creo que a partir de ahora esta va a ser mi receta de roscón,......LA DEFINITIVA!!!!!

Ingredientes

Para el azúcar glas aromatizado
120 g de azúcar glas
La piel de medio limón, solo la parte amarilla
La piel de media naranja, solo la parte naranja

Para preparar la masa madre
70 g de leche entera
10 g de levadura fresca de panadería
1 cucharadita de azúcar
130 g de harina de fuerza

Para la masa
60 g de leche entera y 2 cucharadas de ron añejo (primero ponéis el ron y luego la leche hasta llegar a los 60 g)
30 g de azúcar
70 g de mantequilla a temperatura ambiente
2 huevos medianos
20 g de levadura fresca de panadería
25 g de agua de azahar
450 g de harina de fuerza
1 cucharada de miel
1 pellizco de sal
Los 120 g de azúcar glas que habremos aromatizado con el limón y la naranja

Para la decoración
Huevo batido
Azúcar humedecido con unas gotas de agua
Almendras fileteadas
Guindas confitadas

Con el vaso y las cuchillas muy secos pulverizar el azúcar 30 segundos a velocidad progresiva 5/7/10.
Añadir las pieles de limón y naranja a través de la boca y programar 15 segundos a velocidad progresiva 5/7/10. Retirar y reservar.
Poner todos los ingredientes de la masa madre dentro del vaso y programar 15 segundos a velocidad 4. Retirar del vaso y formar una bola sobre la encimera. Introducir en un bol y cubrir con agua templada. Cuando la bola de masa flote y doble su volumen, estará lista, de diez a quince minutos.
Poner en el vaso el azúcar glas aromatizado que habíamos reservado, los ingredientes de la masa, y por último, la masa madre. Programar 30 segundos a velocidad 6.
Amasar 3 minutos a velocidad espiga. La masa se moverá formando una bola. Dejar reposar dentro del vaso, envolviendo éste en una toalla, hasta que la masa salga por la boca, aproximadamente de 2 a 3 horas.
Bajar la masa con la espátula y volver a amasar dentro del vaso 1 minuto a velocidad espiga.
Retirar la masa del vaso con las manos embadurnadas de aceite y ponerla sobre una superficie aceitada. Dividirla en dos y darles forma de bola alisándolas bien con las manos.
A continuación darles la forma de roscón. Para ello, introducir los dedos en el centro e ir agrandando el agujero. Si la masa tiende a encogerse, es que no está bien relajada: dejarla reposar otros diez minutos y se manejará mejor. Una vez dada la forma, colocar sobre una bandeja de horno en la que habremos puesto papel de hornear.
Dejar reposar hasta que doblen su volumen. Este levado es más corto, unas dos horas.
Pintar con huevo batido, muy suavemente, sin pinchar el roscón, y adornar con azúcar humedecido con unas gotas de agua , las almendras y las guindas confitadas.
Precalentar el horno a 200°, calor arriba y abajo, y aire.
Hornear entre 15-18 minutos, y bajar la temperatura a 180° los últimos 5 minutos de cocción —si vemos que se tuesta demasiado, poner un papel de aluminio por encima—.
Dejar reposar sobre una rejilla.


2 comentarios:

nuska dijo...

¡Estupendo! me imagino la alegría de los ingleses...

partimecook dijo...

Qué buenísimos están... qué bien que hayas encontrado *la* receta :) la mía también la tengo definida jeje. Este año he hecho 4 también, la verdad es que estando fuera los roscones hacen todavía más ilusión, ya me puedo imaginar que quien se lo llevó a Londres fue feliz comiéndose un trocito allí, y además, con gente alrededor, que es lo mejor del roscón, compartirlo :)

¡¡Un besito fuerte!!

La razon de este blog es poder compartir con mis amigas las recetas de cocina que yo suelo preparar.
Espero asi poder contagiar a quien las lea mi pasion por la cocina.