lunes, 20 de abril de 2009

NEW YORK CHEESECAKE


Para mi, uno de los muchismos atractivos que tiene la ciudad de Nueva York es su tarta de queso. Cuando estoy allí no puedo de resistirme a la tentacion de comerme por lo menos un trocito al día, de verdad no exagero, los que lo hayáis probado ya seguro que me comprendeis.
Y además no hace falta comerlo en restaurantes lujosos o caros, te los venden en cualquier deli o Dinner y son exquisitos. Uno de mis favoritos lo sirven en un Deli que hay en el 810 de la 7ª avenida, esta espectacular, ah! pero yo siempre me lo pido "plain" o sea sin toppings, ni mermeladas, ni nata, ni nada de nada, es la mejor forma de saborearlo sin que nada enmascare su maravilloso sabor.
Otro sitio donde también la ponen buenisima es el "Cheesecake Factory", una cadena de restaurantes que se extiende por todo Estados Unidos.
El secreto para elaborar tartas de queso tan cremosas como la de este famoso restaurante es usar un baño maría en el horno. El vapor de agua rodea a la tarta para mantenerla húmeda mientras se cocina y así prevenir el resquebrajamiento. También debemos comenzar con un horno caliente por unos minutos para luego bajarlo y terminar la cocción. Se sugiere forrar la base del molde con papel vegetal para facilitar su desmoldado.
 
NEW YORK CHEESECAKE
Base:
200 gr. de galletas maría ya molidas
¼ cta de canela molida
80 gr. de mantequilla  derretida
Relleno:
960 gr de philadelfia
250 gr.  de azúcar
110 de crema agria ***
2 ctas de extracto de vainilla
5 huevos 
Opcional para decorar:
Nata montada y salsa de arándanos, o de frambuesa, o chocolate, etc.
PREPARACIÓN
Precalentar el horno a 250º C. Colocar una fuente grande con aproximadamente 2 cm. de agua y un papel de cocina en el fondo. (Tener en cuenta que luego el molde de la tarta quepa dentro).
Cubrir la base y los bordes de un molde desmontable de 22cm de diámetro con papel para horno o engrasar bien el molde con mantequilla.
En un bol mediano combinar las galletas trituradas con la canela. Agregar la mantequilla derretida y mezclar bien.
Utilizar esta mezcla para cubrir la base y 2/3 de la altura de los bordes del molde presionando con las manos y dejar esta capa de galletas bien plana e igualada.
Forrar la parte externa del molde con papel aluminio (para que luego no entre agua del baño). Llevar el molde al congelador hasta terminar de preparar el relleno.
Utilizar la Kitchen Aid, o una batidora eléctrica, para mezclar el queso crema con el azúcar, la crema agria y la esencia de vainilla. Batir unos minutos hasta que obtengamos una mezcla cremosa y suave.
Batir suavemente los huevos en un bol aparte y luego agregarlos a la mezcla anterior. No batir demasiado para no añadir mucho aire a la mezcla.
Retirar la base del congelador y rellenarlo con la crema.
Con mucho cuidado, colocar la tarta en el baño  María que hemos preparado dentro del horno. Hornear durante 10 minutos a esta temperatura y luego bajarla a 180ºC y continuar la cocción durante 50 a 60 minutos o hasta que la superficie de la tarta se torne ligeramente dorada.
Dejar enfriar completamente sin desmoldar dentro del horno con la puerta entreabierta.
Cuando la tarta este fría, desmoldarla cuidadosamente. Refrigerar por lo menos 4 horas.

*** La crema agria se puede preparar con nata y zumo de limón. Si no se reemplaza por yogur natural.
Consejos para la preparación:
-Sacar con antelación el queso crema para tenerlo a temperatura ambiente.
-Evitar sobrebatir la masa una vez que le estamos añadiendo los huevos. Con esto evitamos que la tarta suba mucho en el horno y que al enfriar baje y se rompa la superficie.
-La mejor manera de hornear un cheesecake y evitar que la superficie se rompa es hacerlo al baño maría. Cubrir el fondo del molde por fuera con papel de aluminio. Colocarlo sobre una bandeja y verter en ella agua hirviendo.
-Respetar los tiempos de cocción ya que es muy fácil que nos pasemos debido a las variaciones de los hornos. Los cheesecake se continúan cociendo una vez apagado el horno.
-Dejar enfriar el horno con el cheesecake dentro y la puerta entreabierta, con esto conseguimos que la tarta no baje demasiado. Mejor toda la noche. Después, meterla en el frigorífico.
-Los cheesecake congelan perfectamente, tan solo la tarta bien envuelta en papel film o en una bolsa de congelación.

2 comentarios:

Car. dijo...

me encanta tu blog! super original y con recetas realmente buenisimas.
te dejo mis felicitaciones y muchos saludos!!

maria jesus dijo...

Mabel, ya pienso que podias repetir esta maravilla para la nueva temporada de cartas en septiembre. Me gustó a rabiar!!!

Gracias por cuidarnos tanto. Felíz Verano. Ya te estoy echando de menos.
Mariaje

La razon de este blog es poder compartir con mis amigas las recetas de cocina que yo suelo preparar.
Espero asi poder contagiar a quien las lea mi pasion por la cocina.